Posts in Category: PENSAMIENTOS

Desaprender…



Si se quiere aprender a caminar en dirección al Ser, a la tan hablada quietud mental, a la deseada paz interna, a Dios, Conciencia, el Uno, el Cristo o dígasele como más le guste a uno, irremediablemente se va a tener que “desaprender” todo lo aprendido como ente concreto, limitado y separado, no hay más, toda creencia en un Yo, más todas las sub-creencias que se adquieren y conforman dicho Yo -personalidad, ideas religiosas, creencias, apegos, experiencias personales, etc…– son todos los obstáculos, muros y velos que deben ser cuestionados y observados uno por uno, y aunque ese trabajo normalmente no es plato de buen gusto pues se siente en un principio como un ataque directo a la persona, las recompensas que nacen de tal desaprender son de incalculable valor en este mundo…como un cielo en la tierra, por darle algún un nombre.

Miguel Ángel

El acto de quejarse…

El acto de quejarse siempre surge de la escasez interna, cuando se abandona el “Don” y el “Arte” que se le tiene a dicho acto, lo que empieza a florecer es gratitud y aceptación indefinida, pasas de ser algo concreto y constreñido como la queja en si y te transformas en algo indefinido y amplio en lo cual se siente gratitud por que si, sin más y con toda posibilidad. El regalo de gratitud siempre está a la espera de la llamada interna honesta de todo individuo. #UCDMBarcelona

Miguel Ángel

El milagro…

El milagro siempre es un cambio de percepción o pensamiento introducido en la mente que hackea, noquea o deshace una experiencia en la creencia de necesidad, carencia o miedo, el milagro no es una petición para un cambio de forma en el holograma, mundo o sueño… muchas personas piensan en el milagro del mismo modo que lo hacen con el libro del secreto o la ley de atracción y ni de cerca se acercan al concepto de milagro que el curso propone. Por ejemplo muchos piden aparcamiento, salud o dinero y si se da el asunto en favor a su “instancia milagrosa” piensan que el milagro funcionó y sino no, pero el caso es que el milagro siempre funciona y siempre está disponible y presente, y es mi inconsciencia de él lo que impide su experimentación clara, el milagro siempre recuerda a la mente que lo que menos necesita es cubrir sus minúsculas necesidades y que de lo que más necesidad tiene es de paz sea que tenga aparcamiento o no, sea que tenga salud o no o sea que tenga dinero o no, así que tu verdadera necesidad es siempre de paz y el milagro siempre apuntará en dirección a ese recordatorio, nunca tratará de sustituir ilusiones por ilusiones, no te dará un cuerpo sano a cambio de un cuerpo enfermo y voilà he aquí el milagro, nonono…este no es el concepto de milagro que Un Curso de Milagros propone, si lo estás estudiando, profundizando o leyendo y eso es lo que crees que propone ni lo estarás estudiando, profundizando o leyendo correctamente y quizás pierda atractivo para ti saber esto pero pregúntate: ¿hay algo más atractivo que estar en paz independiente a toda condición o situación?

(Un milagro es una corrección. No crea, ni cambia realmente nada en absoluto. Simplemente contempla la devastación y le recuerda a la mente que lo que ve es falso. Libro de lecciones, pág. 507)

Miguel Ángel

Permíteme que sea básico…

Permíteme que sea básico y simple en lo que te voy a compartir, al más puro estilo Espinete, incluso té puede parecer hasta boba la idea pero da igual, úsala si te resulta útil y sino deséchala, de todas maneras nuestra opinión personal no le va afectar. Tú, lo que crees ser -en mi caso por ejemplo ese ser humano llamado Miguel Ángel- no es más que un receptor-emisor de una Conciencia Universal, al igual que una televisión o una radio que es algo que en si no contiene ni posee lo que a través de él se ve o suena pero que tiene la capacidad de sintonizarse con infinitas posibilidades que finalmente se reducen siempre a ser sinónimos de dos cosas, Amor (alegría, felicidad, dicha…) o Miedo (tristeza, infelicidad, desdicha…), esta sintonización es el único poder y libre albedrío que poseemos y el que da la clase de experiencia en la vida que aparentemente vivimos, si esto fuese cierto, no harías lo imposible por sintonizar un buen canal donde poder recibir y emitir algo que realmente sea productivo, creativo y amoroso para contigo y para con el mundo entero?

Miguel Ángel

Cuando permites

Cuando permites perderte y recordar que no es posible que puedas estar perdido si sabes dónde vas y nunca lo olvidas, cuando permites salir de tus estructuras mentales y dejar encajar la pieza que creías no iba encajar, cuando permites soltar tus creencias…hasta las últimas adquiridas…ninguna te hará falta, cuando permites no saber porque realmente uno no sabe, cuando permites expresar hacia fuera lo que muy adentro se manifiesta por bonito o feo que sea, cuando permites que tú normalidad sea tú espiritualidad sin necesidad de cambiar formas o lenguajes, cuando permites responsabilizarte de tú papel en la vida que vives a pesar del juicio que tienes acerca de ella, cuando permites que lo que te tiene que acompañar te acompañe y cuando permites que lo que no tiene que acompañarte no te acompañe, cuando permites darte cuenta que todo es una mera percepción personal y nunca has tenido la razón, cuando permites que la bondad y la paciencia empiecen a ser habituales compañeros de viaje, cuando permites dar una mirada al miedo sin miedo… Cuando permites… Cuando permites…

Miguel Ángel

El amor que es lo mismo…

El amor que es lo mismo que la libertad no puede estar exigiendo constantes sacrificios, si crees que lo hace y lo vives como tal, debemos entonces estar hablando de otra cosa, de un amor odioso y de una libertad encadenada… y obviamente eso no es amor, recuerda, quizás no sepamos lo que el amor es, pero de lo que si podemos estar seguros es que a un nivel más profundo -y a veces no tanto- sabemos y sentimos lo que no es, habiendo llegado a ese reconocimiento, lo único que se necesita es nuestra total voluntad para empezar a tomar decisiones en favor de ello y no en contra, posiblemente no sea tarea fácil pero si totalmente posible.

Miguel Ángel

Enamorarse de la imagen….

Enamorarse de la imagen de alguien es una situación en la que el dolor está servido y asegurado, hacerlo es como enamorarse de unos pantalones que acaban agujereandose con el tiempo y que tienes que acabar tirando con resignación, o como un coche con el que sufres porque no sea maltrecho o robado pero que más adelante aborreces y deseas hasta deshacerte de él con ahínco cuando le salen los problemas, o como cualquier otra cosa que se te ocurra y que seguramente ya te habrás encontrado en la situación de desear ese algo (un trabajo, una persona, un evento, un piso, un negocio, un maestro…) por lo que parecía pero luego te diste cuenta que no era oro todo lo que relucía, ¿quien no ha vivido esto? ¿y no resulta obvio a estas alturas que lo que la percepción nos vende no es menos volátil que el humo? ¿Y si resultase que hay algo más allá de toda imagen mucho más gratificante por lo que se debería apostar y que es donde realmente se encuentra lo que buscas amar? Las imágenes cambian, varían y finalmente se marchitan, se tiene que ir mucho más allá de ellas porque poner el amor en un altar tan pobre no es digno ni de ti, ni de la otra persona en cuestión.

Miguel Ángel

Mírate muy de cerca…

Mírate muy de cerca, tan de cerca que atravieses la creencia de lo que eres y te disuelvas en la experiencia de una parte real que hay en ti, que no es de ti, que todos compartimos pero que está en ti. Mira muy de cerca esa emoción que pide de tu atención y que no quieres atender, mírala bien de frente para que puedas empezar a percibir la fragilidad de sus cimientos, la efímera voz en grito que te hace creer que eres lo que no eres y que da paso a un montón de cosas que no mereces pero que por el simple hecho de prestarle más atención de la necesaria acabas cayendo en la trampa de intentarlo y lograrlo. ¿Como vas a saber realmente qué no es nada eso que tanto miedo te da mirar sino miras? Cuando el cobarde se vuelve valiente es que se deshace la aparente rigidez de sus cimientos, la voz en grito se vuelve el pequeño quejido de un Don Nadie y se deja de huir de lo que no es nada para pararse a serlo todo.

Miguel Ángel

Cada palabra…

Cada palabra que sale de nuestra boca, cada gesto que tenemos hacia todo lo que nos rodea y cada pensamiento que pensamos, o mejor dicho, que creemos que pensamos, no es más que la proyección o extensión de la mente que a través de nosotros lanza al mundo mensajes los cuales dan fe del sistema de creencias que se está eligiendo en cada instante. Sabiendo esto y sabiendo que dar y recibir son lo mismo y nunca van separados, ¿que voy a elegir regalar al mundo hoy, mañana y siempre, Miedo o Amor?

 

Miguel Ángel

Todo sufrimiento…

Todo sufrimiento aquí empieza por no querer vivir lo que se está viviendo o por no querer sentir lo que se está sintiendo, básicamente un rechazo total de lo que la vida está poniendo ante mis ojos.

Miguel Ángel