Posts in Category: PENSAMIENTOS

Hacer lo que se ama…

“Hacer lo que se ama” o “amar lo que se hace” son experiencias e ideas que para una mente aferrada al miedo parecen imposibles de llevar a cabo, no obstante, si estas ideas ya rondan tu cabeza o las estás comenzando a leer y ver en algúnos lugares, quiere decir que tu mente ya está lista para empezar a soltar el miedo a esas ideas y empezar a vivir dichas experiencias. Sabiendo esto, demorarse ahora es totalmente innecesario, posible pero innecesario.

Miguel Ángel

Pide que la paciencia…

Pide que la paciencia, el amor y la bondad estén de tu lado hasta que adquieras el hábito constante de pensar como el perdón piensa porque ahí reside la solución a todos los aparentes problemas que el cuerpo, el tiempo y este mundo parecen brindar.

Miguel Ángel

El instante perfecto…

El instante perfecto es aquel donde las preguntas: ¿dónde?, ¿cuándo?, ¿con quién? y ¿por qué? se desvanecen para dar la bienvenida al eterno instante santo que siempre está presente pero que a menudo nos negamos a vivir. Estas y otras preguntas pierden el sentido a medida que la mente comienza a reconocer que todo lo que percibe nace en ella y para ella en todo momento.

Miguel Ángel

Quien trata de escapar…

Quien trata de escapar de un dolor pasado no mirándolo, no acogiéndolo y permitiendo su espacio, o negándolo y ocultándolo bajo un montón de aparente indiferencia o felicidad disfrazada…pensando que el tiempo lo curará…lo que tan solo hace es cambiar el día de la visita para más adelante -como el que anula su visita al dentista por miedo pero al final tiene que acabar pasando por el aro- quizás la forma cambie pero el dolor en esencia seguirá siendo el mismo. Huir del miedo o del dolor lo único que puede conllevar es que cuando el cansancio sea tan grande que se tenga que parar para tomar una bocanada de aire…te acabe atrapando.

Miguel Ángel

Un instante…

Un instante se puede vivir y percibir como muy breve o como muy muy extenso dependiendo de con cuánto amor y aceptación, o de con cuánto miedo y rechazo me esté disponiendo a vivirlo, he ahí toda la relatividad del tiempo en mis vivencias y experiencias.

Miguel Ángel

Yo soy así…

Uno no debería esconderse tras un argumento tan barato como el “yo soy así” porque ha cambiado tantas veces hasta llegar a ser así que ya no le vendría de unos cuantos cambios más en vista de cuanto depende su paz de ello… El “yo soy así” que uno trata de sostener no tiene fundamento sólido alguno y es un concepto totalmente ficticio, cambiante y efímero, porque es “así” con unos, “asáo” con otros, y está estrechamente ligado a las condiciones externas. A un tierno bebé le ofrece un “así”  y a un político un “asáo” , y al jefe que le explota otro así , y a mi maaadre otro asáo , y este o estos otros “yo soy así” a mi pareja (), y al policía que viene a multarme este otro asáo . Así que me pregunto, ¿de todos esos “yo soy así”, quien soy yo realmente?  Déjame que piense…

Miguel Ángel

La hemeroteca del no perdón…

Todas esas “malas” experiencias que aparecen en lo que aparenta ser mi vida, nacen de esa “hemeroteca personal del no perdón” a la que tanto cariño le solemos profesar -así es como me gusta llamarle, hemeroteca del no perdón- esa cosa, lugar o listado el cual todos tenemos uno y que va tomando más estructura con cada juicio, ataque, interpretación, falta de aceptación, resentimientos y un largo etcétera… Básicamente es como una lista de la compra que tiene la capacidad de gestar experiencias, que en su cabecera pone bien grande “PERDONO PERO NO OLVIDO” y debajo una cantidad de sandeces que por el propio bien de uno mismo y de los que le acompañan se deberían ir empezando a mirar y a tachar cosas si es que deseamos vivir verdaderamente con un poquito de quietud mental.

Miguel Ángel

Pequeño loco arquitecto…

Bendita la inocencia de ese pequeño loco arquitecto…
Crees estar metido en un laberinto que tú mismo construiste pieza a pieza y pared a pared, tan grande y tan retorcido que lo diseñaste con el propósito de que la escapatoria fuese imposible por tus propios medios sin la ayuda de algo que tuviese una visión más elevada del mismo, lo más paradójico de todo, en última instancia, es que ese algo que te provee de una visión más elevada eres tú -no tu como personaje individual- pareciera una locura pero si, eres ambos, el que parece estar metido en el laberinto y el que manda las instrucciones de cómo salir de él.

Miguel Ángel

La “oferta” que el Amor…

La “oferta” que el Amor te hace siempre está disponible, -en lugar de Amor podríamos decir Dios, la Paz, el Conocimiento, la Vida, la Plenitud, la Razón, todas son lo mismo…- es constante, continua e inagotable, no cambia, no amedrenta ni mengua, no carece de paciencia lo cual le llevaría a retirarse, no se cansa de esperar por mucho que uno tarde en darse cuenta que esa es la oferta que ciertamente andaba buscando, pero no podrá hacerse visible y obvia mientras se siga insistiendo en creer saber cuales son los medios por los cuales dicha oferta llega o creas saber desde tu pequeño yo donde la oferta se encuentra. Hasta ahora siempre he decidido por mi cuenta explicarle al Amor lo que él era o debía ser, a la Paz donde estaba o a través de que medios se podía obtener, pero… ¿me he parado alguna vez a escuchar en vez hablar, decretar o pensar tanto acerca de cómo y dónde?, ¿me he parado YO -mi pequeño yo revolucionado y ansioso- algún momento para que en vez de explicarle YO al Amor, a Dios o la Paz lo que ellos son, permitir un poquito y aceptar que ellos se expliquen y muestren lo que son por si mismos? Prueba a quitarle a cualquier cosa de estas los conceptos y las órdenes que les atribuiste y veras lo tanto que tienen que contarte.

Miguel Ángel

Las personas más sabias…

Algunas de las personas más sabias que conocí nunca tuvieron o siguieron una filosofía o enseñanza concreta, no tenían rituales, no repetían frases en sus interiores ni “abracadabras” exteriores o pasaban el día hablando de cómo debía nadie proceder en cierta dirección para obtener nada, no ofrecen consejos -o no ponen intenciones en ello- y sin embargo en cada frase de su compartir uno puede atrapar cientos de ellos si se dispone… posible también que alguno de ellos ni haya leído/escrito libro alguno de espiritualidad o religión en su vida y en cambio exhalan espíritu en sus alientos de manera constante y natural, se puede sentir como ese algo los inspira en su normalidad, en su manera incluso grotesca o mundana y chistosa en ocasiones de expresarse, o en las bellísimas palabras de consuelo y bondad capaces de ofrecer a cualquiera si la situación lo requiere y en realidad es que nada tiene que ver con la forma de expresión concreta y todo con el de donde nace lo que comparten, la forma siempre se adapta al estado de conciencia receptora, la fuente siempre es la misma, total y completa, todos los niveles de conciencia son contestados y saciados en si…
El denominador común de todas esas mentes sabias nunca fue el cúmulo de enseñanzas, doctrinas, ritos o mancias varias adquiridas, saber mucho de todo o de algo en concreto, lo que comparte toda mente sabia es la quietud y la serenidad en todos sus pensares y haceres procedentes de la mucha disciplina y la observación interior de sus propias sombras negadas.

Miguel Ángel