Las personas más sabias…

Algunas de las personas más sabias que conocí nunca tuvieron o siguieron una filosofía o enseñanza concreta, no tenían rituales, no repetían frases en sus interiores ni “abracadabras” exteriores o pasaban el día hablando de cómo debía nadie proceder en cierta dirección para obtener nada, no ofrecen consejos -o no ponen intenciones en ello- y sin embargo en cada frase de su compartir uno puede atrapar cientos de ellos si se dispone… posible también que alguno de ellos ni haya leído/escrito libro alguno de espiritualidad o religión en su vida y en cambio exhalan espíritu en sus alientos de manera constante y natural, se puede sentir como ese algo los inspira en su normalidad, en su manera incluso grotesca o mundana y chistosa en ocasiones de expresarse, o en las bellísimas palabras de consuelo y bondad capaces de ofrecer a cualquiera si la situación lo requiere y en realidad es que nada tiene que ver con la forma de expresión concreta y todo con el de donde nace lo que comparten, la forma siempre se adapta al estado de conciencia receptora, la fuente siempre es la misma, total y completa, todos los niveles de conciencia son contestados y saciados en si…
El denominador común de todas esas mentes sabias nunca fue el cúmulo de enseñanzas, doctrinas, ritos o mancias varias adquiridas, saber mucho de todo o de algo en concreto, lo que comparte toda mente sabia es la quietud y la serenidad en todos sus pensares y haceres procedentes de la mucha disciplina y la observación interior de sus propias sombras negadas.

Miguel Ángel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *